Envidioso que aprende

Solo existe un tipo de envidia. Y no es “la sana”

Es la que empieza por “PU” y acaba por “TA”

Lo sé porque a mí me corroe.

🔻 Envidio a los que subieron por la estructura corporativa más rápido y más alto que yo, orientándose a los jefes

🔻 Envidio a esos speakers que llenan auditorios con mensajes bonistas, sin ninguna utilidad práctica, corta/pega de otros

🔻 Envidio a esos best sellers que te llenan 200 páginas repitiendo la misma idea en bucle.

He leído por aquí que la envidia se puede compartir en admiración…pero no puedo alentar comportamientos que no comparto.

𝗟𝗼 𝗾𝘂𝗲 𝘀𝗶 𝘀𝗲 𝗽𝘂𝗲𝗱𝗲 𝗲𝘀 𝗲𝘅𝘁𝗿𝗮𝗲𝗿 𝗮𝗽𝗿𝗲𝗻𝗱𝗶𝘇𝗮𝗷𝗲𝘀

🔺Aprender que parte del trabajo, pero no todo el trabajo, es tener a los jefes contentos

🔺Aprender a diseñar contenidos que hagan que la gente se sienta más a gusto consigo misma, aunque sea efímeramente

🔺Aprender del poder de la repetición.

Nada es del todo malo ni tampoco del todo bueno.

Basta con aprender de lo bueno y desechar lo malo.

➡ Si crees que hasta las cosas que te disgustan encierran un aprendizaje, te interesa mi librito “La Llave de Todas las Puertas” (solo amazon). Ojo que no es ensayo como mis otros libros, sino fábula empresarial, con elfos y esas cosas.

#LaLlavedeTodaslasPuertas 🗝

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: