La resiliencia mal entendida

Copyright HBP

Lecciones de management desde los 7 Reinos: Hoy, Sansa

En el campo de la física y la química, la resiliencia designa la capacidad del acero para recuperar su forma inicial a pesar de los golpes y de la fuerza que se aplique para deformarlo. La lírica lo tradujo más bellamente en la analogía del junco que se dobla con la fuerza del viento pero no se quiebra. Siempre ávido de conceptos de los que apropiarse, el management lo hizo suyo hace unos años para apuntar que, debido al entorno cambiante, era esencial que los profesionales se adaptaran positivamente a las situaciones adversas y su rendimiento no se viera afectado a pesar del entorno estresante.

Algunos líderes han revisitado la definición de la resiliencia y lo han reconvertido en un concepto más llano: la capacidad para comer mierda.

Mucha. A saco. Sin fecha fin. De entrante, plato principal y postre. Quizá incluso hasta el chupito, si eso fuera posible (supongo que hay alguna start-up volcada en ello).  Y querrán hacerte creer que esa dieta de mierda es normal con argumentos como “Es el VUCA. No se puede hacer otra cosa.” y querrán  conducirte a un estado mental de resignación y sometimiento, encogiéndose de hombros y dejando caer “Es lo que hay y no va a ir a mejor”.  Básicamente esto es lo que le pasó a Sansa en la serie Juego de Tronos. Cuando la conocemos, es la Stark menos Stark;  solo aspiraba a tener una vida de cuento y casarse con un rey. “Tiene la cabeza llena de pájaros gracias a las canciones de los bardos” afirmó su hermana Arya.

Su visión romántica de la vida en Palacio, por cierto, bastante razonable a los 13 años, pronto choca con la realidad pero ella quiere soñar e incluso da la espalda a la familia. Más adelante, ya vistas las orejas al lobo, todavía rehusa escapar con Sandor Clegane “El Perro” cuando este le da la oportunidad de escapar de la Fortaleza Roja durante el asedio. Y es que Cersei ya la ha animado a tragar con todo, revistiendo de normalidad las cosas más anormales, asustándola con el manido “No te quejes que puede ser peor” y convenciéndola del rol de inferioridad que el poder reserva a las mujeres. Resignada, Sansa se convierte en mercancía y pasa por todo lo malo imaginable a manos de los personajes más deleznables de la serie. Humillada por Joffrey, usada por Meñique, torturada por Ramsay, se rinde a lo inevitable: “No existen los héroes. En la vida real, los monstruos siempre ganan”, dice admitiendo la inevitabilidad de su sufrimiento.

También en el mundo de las empresas,  los malos líderes esconden su ineptitud con argumentos similares a los de Cersei: las cosas son así. Y lamentablemente hacen pensar que no hay jefe bueno. Pero si que los hay.  Son esos que saben que la resiliencia bien entendida no es abrazar el sinsentido y les piden a sus equipos que no mantengan la cabeza gacha y la boca cerrada sino se hagan oír en mitad del ruido . Los que, ante la ausencia de dirección, ponen foco en lo que es bueno para el negocio. Los que no piden convivir con el desorden sino esforzarse para minimizarlo. Los que no aceptan la ineficiencia o el derroche de recursos como algo inherente a las dinámicas de trabajo y trabajar por evitar las duplicaciones y alinear esfuerzos. Los que no son complacientes con el error recurrente sino que aprender de ellos y los evitan en el futuro.

Esa lucha lleva tiempo, como dijo la propia Sansa “Aprendo lento, es cierto. Pero aprendo”. Y duele. Unos golpes se encajan de lleno, con otros ruedas, algunos los esquivas…pero eso hace crecer profesionalmente. El “si no te mata, te hace más fuerte” del filósofo alemán Nietzche.  O si no te gusta la filosofía, el “Don’t crack under preassure” del eslogan de una marca de relojes.…Sansa Stark es el ejemplo de la resiliencia bien entendida, la que construye un espíritu fuerte e irreducible. Y a la larga es una buena estrategia pues te lleva a ser la Reina que el Reino del Norte necesita y en general, el tipo de líder que las organizaciones necesitan.

 “Mi piel se ha vuelto de porcelana, de marfil, de acero…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: